Destino

8 comentarios
Título: Destino
Pareja: Yunjae, minjae
Autora: Grizly
Género: Lime
Extensión: Oneshot
Tema: Friendship


—Hola amor— intentando besarlo.
—Aquí no estamos en público—deslizando el rostro para convertir el beso en un simple saludo.
—No viniste a re-recogerme—sorprendido por el rechazo.
—Ya te dije— fastidiado— que no vamos a mostrarnos en público…hasta cuando vas a insistir Jae— pasando ambas manos por su rostro— a veces eres frustrante sabes— enfocando su mirada en el lugar.

Jaejoong no puede evitar entristecerse y agachar la cabeza, esta situación es muy difícil a pesar de que ya debería estar acostumbrado aún le duele el rechazo y frialdad de su pareja, en momentos como estos se pregunta porque accedió regresar con su ex-novio si sabía que nada iba a cambiar; que la frialdad y el rechazo seria el pan de cada día de su relación.

Cuando Jaejoong conoció a Chagmin imagino su vida completa junto a él, idealizo tanto la relación que termino dándose un golpazo en la pared al descubrir que nada sería como lo había planeado pero a pesar de eso no fue capaz de romper la relación, se sentía tan enamorado aún, cuando Chagmin se aisló y lo alejo de su vida como si nunca hubiera sido importante para él. Creyó que nunca más lo volvería a ver, que tal vez y solo tal vez podría volver a vivir o enamorarse; sin embargo cuando Chagmin regreso, y con palabras dulces y promesas intento enamorarlo de nuevo, Jaejoong no pudo evitarlo y se dejó engatusar nuevamente regresando con él al poco tiempo de su asedio solo para descubrir que estaba siendo usado y que nada cambiaria en absoluto. Ha pasado un tiempo ya desde eso, sin embargo Jaejoong aún no es capaz de separarse a pesar de haber comprendido ya que nunca podrá conseguir amor en esa relación.

—Todos saben que estamos juntos, no veo el problema— susurro resoplando y tratando de evitar el llanto.
—Tu no, pero yo si— molesto— cuantas veces tengo que decirte que debo cuidar mi imagen, nadie excepto tus amigos deben saber que hemos regresado.
—Lo se…y en esta fiesta solo se encuentran amigos míos…porque por…—tratando de coger su mano.
—Eso no es cierto Jae— evitando su mano— mis amigos también vinieron y ya debo alejarme de ti, no podemos dejar que nos vean juntos por mucho tiempo— levantando la mano en señal de saludo a unas personas cercanas.
— ¿Al menos vas a llevarme a casa?—murmuro en un suspiro tratando de controlar las lágrimas.
—No puedo llevarte a casa, voy a cerrar un negocio hoy— sin verle a la cara— que te lleve tu amigo o tú primo, nos vemos mañana— caminando presurosamente hasta una bella dama que hablaba con un grupo de jóvenes.

Jaejoong se quedó solo en una esquina del salón sin despegar su mirada de la persona que debía pasar toda la noche a su lado, porque se supone que eso es lo que hacen las parejas en una reunión familiar; pero al parecer aún en estos casos, Chagmin tenía que decepcionarlo.

—Cómo puedes soportar a ese idiota, no sabes las ganas que tengo de golpearlo— susurro Yoochun, su mejor amigo.
— ¿De qué hablas?, so-solo fue a saludar a sus amigos nada mas— defendió entrecortadamente.
— ¿Y acaso no piensa presentarte ante sus amigos?
—Claro que sí, solo necesita algo de tiempo porque sus amigos del trabajo no saben que él es gay.
—Eso no justifica, deja de protegerlo, llevan más de tres años juntos— ofuscado— ¿cuánto tiempo más quieres permitirte seguir en las sombras?
—El me ama Chun— tratando de esconder las lágrimas rebeldes que corrían por sus mejillas.
—No Jae, él no te ama, si te amara no aprovecharía cada momento para rechazarte y humillarte.
—Él no hace eso, así es su carácter.
—Basta de eso Jaejoong—grito sin poder evitarlo— estas tan enfermo por conseguir amor que estas aferrándote a lo primero que encuentras.
—Estas insultándome ahora— frunciendo el ceño.
—Claro que no, pero pareces aferrarte a Chagmin como si se tratara de un salvavidas cuando en realidad no es más que un yunque pesado que terminara hundiéndote.
—Yo no estoy con él solo porque no tenga opciones y tú lo sabes.
— ¿Entonces porque regresaste con él? estabas superándolo ya…
—Basta Yoochun— es mi vida y no estoy gritando por ayuda así que puedes dejar de entrometerte además no es el momento; es el cumpleaños de mi hermano— subiendo a la segunda planta de la casa— debo estar feliz no crees— fingiendo una sonrisa.
—Está bien, lo dejare por ahora pero no te vas a salvar tenemos que hablar muy seriamente.
—Deja de hablar y ayúdame a buscar a mi hermanito quieres— limpiándose las lágrimas.
— ¿Tus padres aún no saben? — buscando entre la gente con la mirada.
—Claro que no, y no hables del tema, si se enteran capaz que lo matan a él y a mí también…no sabes lo difícil que es para mí tener a mi hermano tan cerca, y no verlo solo para que mis padres no sepan donde esta y seguían creyendo que está estudiando en el extranjero.
—Así que se puede decir que hoy tienes toda la libertad de verlo, abrazarlo y apachurrarlo.
—Exacto, eso es lo que quiero hacer
—Tu hermano está sentado allá— señalando el lugar— aburriéndose…creo que está esperándote.

Jaejoong es tres años mayor que su hermano, Heechul, por lo que siempre se ha preocupado en cuidarlo y protegerlo; ambos son muy unidos y no se hubieran separado de no ser porque a sus padres se le ocurrió la brillante idea de que querían un ingeniero en la familia por lo que gastaron los ahorros de toda una vida para poder enviarlo al extranjero a estudiar. Jaejoong al ver lo infeliz que era su hermano con la noticia de su viaje le ayudo a cancelar la inscripción y permitió que se quedara en Corea en una habitación que logro rentar para que su hermano pudiera seguir sus sueños y preparase en el “Def Danza Skool” para convertirse en cantante.

Jaejoong fue acercándose de a poco a su hermano, habían pasado meses desde la última vez que le vio y a pesar de hablar constantemente con él por las redes sociales no puede evitar emocionarse, lo ha extrañado tanto. Cuanto más se acerca más puede sentir el aura de felicidad de su hermano; se le ve tan radiante y lleno de vida que le hace pensar que no se equivocó al darle la oportunidad de seguir sus sueños; su hermano gira la cabeza, lo ve y su rostro se ilumina, salta del lugar donde estaba y  corre hasta el medio de la pista solo para abrazarlo fuertemente.

—Te extrañe como no tienes idea— dice sonriendo— gracias por todo lo que haces por mí.
—Eres mi hermanito chiquito lo que más deseo es tu felicidad.
—Eso lo sé muy bien y justo estaba esperándote porque necesito que me hagas un favor.
— ¿De qué se trata?— pregunto sospechando de una travesura.
—Veras, hace un tiempo conocí a alguien y él me gusta mucho, me costó, pero logre conquistarlo sin embargo no puedo aparecer con un novio coreano en frente de papá, tu sabes que ellos son muy estrictos y les parecería extraño verme con alguien ni bien llegado de Europa.
—Lo sé, entonces quieres que vaya por tu novio y lo presente como un amigo mío.
—No, quiero que lo hagas pasar como tu novio.
—¡¡Queeee!!— grito justo cuando toda la música había sido acallada logrando llamar la atención de los invitados, Jaejoong tuvo que esconder la cara por la vergüenza hasta que volvieran a poner música de nuevo— no creo que eso sea necesario— susurro con las mejillas bien rojas.
—Nuestros padres no aceptaran otro gay en la familia y tú has hecho todo lo que te han pedido; desde estudiar la carrera que mamá eligió para ti, hasta esconder tus relaciones…no creo que se molesten mucho si lo traes como tu novio y se queda en la casa…— poniendo ojitos de cachorrito— por favor que sea mi regalo de cumpleaños.
—No creo que sea una buena idea, como podría yo…
—Por favor— suplico.
—No lo sé Chul y si nuestros padres se dan cuenta.
—No lo harán, ellos están tan concentrados en sus invitados de honor que no me han buscado desde que llegue del aeropuerto…bastara con fingir que estoy cansado por el viaje, por favor solo esta vez, sí.
—Está bien pero si pasa algo malo yo no me responsabilizo, pásame la dirección.
—Toma— apuntando algo en un papel.
—Esto esta lejísimo…ni siquiera sé si voy a regresar a tiempo…
—Claro que lo harás, además ya accediste no puedes fallarme ahora.
—Pero…
—Sera mejor que te vayas ahora mismo— interrumpiéndolo— no creo que encuentren un bus de vuelta a la ciudad.
—Si no regreso a tiempo no me culpes ok.
—Está bien, pero vete ya.

La fiesta fue programada para la una de la tarde que era la llegada del supuesto vuelo de Heechul, para celebrar sus primeros seis meses estudiando Ingeniería en el extranjero. Los invitados llegaron puntualmente a la celebración puesto que los padres del festejado eran muy influyentes y conocidos en la zona, Jaejoong sin embargo llego tres horas tarde y casi no disfruto de la fiesta no solo por el desplante de su novio sino porque tuvo que salir presuroso para poder traer el regalo de su hermano a tiempo.

Salió pasadas las cinco de la tarde, por lo que llego cerca de las ocho de la noche al hospital donde debía buscar al doctor Jung.

—Disculpe enfermera puede decirme donde se encuentra el consultorio del doctor Jung.
—Claro, el consultorio es…—revisando en la computadora— el 401
—Gracias— caminando hacia el ascensor.
—Espere por favor— casi grito la enfermera.

Jaejoong giro y volvió a acercarse ante las señas de la enfermera.

—El doctor Jung está realizando una cirugía complicada en emergencias, si desea verlo tendrá que esperar, sino, puedo derivarlo con otro doctor de la misma especialidad.
—No es necesario, yo espero, gracias.

Pasaron los segundos, minutos y horas hasta que finalmente el paciente junto a enfermeras y doctores fue movilizado de la sala de operaciones. Jaejoong se levantó al abrir la puerta y quiso preguntar pero no podía distinguir al doctor a cargo por lo que solo se quedó parado y dubitativo muy cerca de los doctores.

— ¿Es usted familiar del paciente?
—No— susurro tan despacio que el doctor no pudo oírlo.
—Su familiar esta fuera de peligro, vamos a mantenerla en la sala de cuidados intensivos por hoy y ya mañana puede visitarla…
—Lo siento doctor— murmuro avergonzado por el malentendido— yo no…él no es un familiar mío, yo solo quería… ¿usted conoce al doctor Jung?
—Si por supuesto— sonriendo— me espera unos momentos debo informar a los verdaderos familiares, luego lo atiendo.
—C-claro.

El doctor despareció por un consultorio y minutos después reapareció por el pasillo de la calle y con unas señas pidió a Jaejoong que lo siguiera a su consultorio.

—Disculpe que no me siente junto a usted pero hoy tengo prisa y ya termine mi turno pero puedo escucharlo y revisarlo de ser necesario— dijo mientras se cambiaba en el baño que tenía en su consultorio.
—Soy Jaejoong, hermano mayor de Heechul, el me pidió que viniera  a recogerte para ir a la fiesta.
— ¿Tu eres el hermano de Chul? —abriendo la puerta con la mascarilla aún en el rostro.
—Sí, soy Kim Jaejoong.
— ¿Jaejoong? dijiste— viéndolo bien de cerca.
—Sí y ya deberíamos apurarnos…
—Jaejoong— murmuro para sí mismo despacio acercándose más y más a Jaejoong— Jaejoong— volvió a mencionar en un suspiro mientras lo abrazaba fuertemente.

Jaejoong no fue capaz de reaccionar; extrañamente se sentía tan cómodo en los brazos de ese extraño, escuchando su acelerando corazón mientras su pulso se aceleraba cada vez más, e incluso la mano en su espalda se le hacía tan conocida que era incapaz de rechazarla. Pasaron varios minutos hasta que finalmente reacciono y se separó del cuerpo ajeno, con el rostro rojo como un tomate intento presentarse de nuevo sin éxito.

—Soy Jaejoong el hermano de…— y no fue capaz de decir nada más porque el doctor Jung se había quitado la mascarilla dejando a la vista su hermoso rostro.

Jaejoong casi se cae de la impresión, había esperado tanto por esta persona, la había añorado tanto que ahora le parecía un espejismo; le tomo meses convencerse que no había sido más que una ilusión de su borrachera que verlo ahora le tomaba totalmente desprevenido.

Con las manos temblorosas acaricio ese rostro delicadamente mientras se acercaba, más y más al doctor Jung; quería comprobar si aún tenía el mismo aroma, si era la misma persona. Se acercó tanto que por poco roza los labios contrarios, cuando Jaejoong se dio cuenta de la situación enfoco su mirada en aquellos ojos seductores y sintiéndose totalmente avasallado escondió su rostro en el pecho ajeno.

—Lo siento yo…me sorprendiste, no pensé en volver a verte— oliendo su aroma— mi hermano debe estar esperándonos, debo llevarte, vamos— Tratando de huir del consultorio lo más rápido posible antes de cometer alguna estupidez.
—Espera Jae por favor— susurro.
—Ya es tarde— dijo desde el pasillo— apúrate— encaminándose al estacionamiento del hospital.

Jaejoong estaba a punto de ingresar a su auto cuando Yunho llego jadeante y cerró la puerta acorralando a Jaejoong con ambas a manos a los lados de la puerta del auto.

—Tenemos que hablar— dijo Yunho.
—No tenemos tiempo, mi hermano desea verte antes de que su cumpl…— trato de hablar pero la sola presencia de Yunho lo desequilibraba por completo, principalmente si este se acercaba cada vez más y más acortando la distancia entre ambos, logrando que las palabras se le trabaran constantemente y la respiración también.
—Tenemos que hablar sobre nosotros— dijo muy serio viéndole directamente a los ojos y con el rostro a escasos centímetros.
—N-no hay ti-tiempo— tratando de voltearse para abrir la puerta y entrar en el auto pero sin ser capaz de moverse ni siquiera un centímetro porque Yunho se lo impedía.

Su sola presencia, su toque, su aliento habían logrado encender a Jaejoong, quien trataba de empujar a Yunho con sus manos para evitar que notara su creciente erección y agachaba la cabeza para ocultar el sonrojo en su rostro.

—Yo sé que tú, te sientes igual que yo— dijo Yunho entrelazando sus manos con las de Jaejoong.

Jaejoong no pudo resistirlo más, Yunho hablaba tan cerca suyo que podía sentir su aliento rozando sus labios, cerró los ojos y sin pensar en nada más que en sus fantasías se aproximó a Yunho, poso sus labios sobre los contrarios e inicio un beso apasionado tal como hubiera querido hacerlo la primera vez que se vieron.



[…]


Hace un año.


Jaejoong tenía el corazón roto; la persona con la que imaginaba pasar el resto de su vida le había terminado hace unos días y la relación que tanto había luchado para sacar adelante él solo, término derrumbándose; pero lo que más le dolía, era haber visto a la persona que aún amaba del brazo de una chica, sonriendo y divirtiéndose sin una pizca de dolor en su rostro.

—No voy a dejar que te deprimas, salgamos sí.
—No Chun, yo no voy.
—No puedes hacerme esto en mi cumpleaños, todos mis amigos se fueron de viaje y el único que me queda eres tú.
—Lo se Chun, pero yo solo te estorbaría en la fiesta.
—Claro que no, cámbiate y vamos si
—No Chun, yo no…
—Por favor…que sea mi regalo de cumpleaños quieres.
—Solo un par de horas.

Llegaron a la discoteca a las 11 de la noche; no era uno de esos grandes lugares a donde acostumbraban a ir, era muy pequeño y aburrido para Jaejoong, y aunque no había muchas personas las mesas estaban casi todas ocupadas exceptuando una que no tenía sillas, se acomodaron en un rincón de la discoteca muy lejos de la zona de baile y pidieron unos tragos. 

—Jae por favor— reclamo Yoochun al ver que se había terminado todos los tragos.
—Vine a beber no es así— sin escuchar a Yoochun llamo al camarero para pedir más tragos.

Al poco tiempo Jaejoong se encontraba completamente ebrio, tanto que cada vez que intentaba moverse para intentar bailar terminaba enredando sus piernas y tropezando con la silla para evitar caer. Yoochun dejo de velar por su amigo en cuanto llego su novia pasadas las 12 de la medianoche a saludarlo por su cumpleaños.

Las chicas trataban de seducirlo bailando muy cerca de su mesa y algunas de ellas incluso se atrevieron a invitarlo a bailar pero Jaejoong solo podía pensar en Chagmin y por eso las rechazo  a todas. Tres mesas a la izquierda de donde se encontraban, un chico no dejaba de ver a Jaejoong, lo devoraba con la mirada y al percatarse de la reacción de Jaejoong con las chicas se acercó para invitarlo a bailar e incluso se tomó el atrevimiento de hablar con Yoochun pidiendo permiso.  

Jaejoong se vio obligado a bailar solo para que dejaran de molestar a su amigo, fue algo muy tortuoso para él pues el chico aprovechaba cada oportunidad para intentar propasarse, después de unas cuantas canciones logro deshacerse del chico mintiéndole al decir que bailaría con él luego.

Yoochun bailaba sensualmente con su novia mientras se susurraban cosas y se besaban de rato en rato por lo que no se dieron cuenta de la falta de Jaejoong hasta que volvieron a la mesa, Yoochun se preocupó y salió fuera de la discoteca a buscarlo topándose con él en la entrada.

— ¿Porque no avisaste que estabas saliendo?
—E interrumpir a los tortolos…eso nunca— riendo mientras ingresaba a la discoteca nuevamente.
— ¿Dónde fuiste?
—A comer y a beber un café, estoy demasiado borracho…

Mientras regresaban de nuevo a su mesa, un grupo de amigos se sentaron en la mesa cercana y empezaron a beber y a bailar con la música. Jaejoong giro el rostro y se quedó viendo a un chico casi de su estatura, delgado pero con los músculos marcados que se podía ver a través de esa camiseta azulada que moldeaba su figura. Estaba tan embobado que no se dio cuenta que el chico estaba invitándolo a bailar.

— ¿Bailamos?
—Ehhh…
— ¿Qué si bailamos? — grito para que pudiera escucharlo a través de la música estridente.
—La siguiente ahorita no…

El chico asintió y para cuando Jaejoong hubiera cambiado de opinión, el chico ya se encontraba con sus amigos de nuevo bailando en grupo; Jaejoong no dejaba de darse  golpes en la cabeza.

“En que estaba pensado para decirle que no”
“Que idiota que soy”
“¿Y si no me invita a bailar de nuevo?”
“¿Debería invitarlo a bailar yo?”

Cuando ya estaba perdiendo las esperanzas de bailar con ese chico hermoso, este volvió a invitarlo a bailar y en esta ocasión se paró y dejo que él lo guiara a la pista de baile. Bailaron un poco de todo; Jaejoong no era muy bueno bailando pero su pareja si y juntos se divertían de sus pies izquierdos.

—Me llamo Yunho

Fue lo primero que escucho del hermoso chico que lo seducía con su baile, bailaban tan juntos y eso lo ponía tan nervioso que terminaba por bailar más torpe de lo usual, chocando muchas veces y logrando risas ruidosas de su acompañante quien aprovechaba cada tropiezo para abrazarlo y así evitar accidentes.

—Yo soy Jaejoong

Casi grito su nombre en la cuarta vuelta que daba de lo mareado que se sentía, Yunho era muy bueno  bailando y era inevitable no flirtear con él ya que parecían complementarse en todo.

— ¿Dame tu numero?— dijo Yunho pasándole su celular para que escribiera.
—Claro— respondió mientras tecleaba el número.

Yunho intento timbrar pero Jaejoong se lo impidió, tenía miedo de que Yoochun contestara y se burlara de él, Yunho no le dio importancia y continúo bailando hasta que sus amigos se acercaron hasta donde bailaba y le llamaron para retirarse del lugar.

—Hablamos por watssap
—No tengo…yo…
—Entonces…

Yunho se sintió presionado por sus amigos y se despidió de Jaejoong con un beso en la mejilla, un beso que dejo a Jaejoong con ganas de más. Fue el mejor beso que Jaejoong había tenido en toda su vida; tan suave como la más sutil caricia, tan ardiente como las mismas llamas y tan seductor que lo dejo atontado por minutos en medio de la pista.

Cuando Jaejoong regreso a su mesa, se arrepintió por no dejar que Yunho le timbrara porque ahora no tenía su número, ni siquiera su nombre completo para buscarlo en Facebook solo le quedaba esperar a que Yunho lo llamara.


[…]


Cuando finalmente el beso termino, Jaejoong se sentía tan embriagado por la emoción, por las sensaciones que sentía que no podía evitar besarlo nuevamente, porque este beso definitivamente superaba el primero que había recibido de Yunho, porque este beso le hizo suspirar hasta dejarlo sin aliento, porque este beso solo podría tratarse de un sueño realizado, porque besar a Yunho fue tan maravilloso, tan espectacular que su primer encuentro parecía que había sucedido tan solo ayer.

Jaejoong dejo de pensar correctamente cuando Yunho se pegó tanto a él que sus erecciones se rozaron por sobre su ropa ocasionando gemidos de placer en ambos, la puerta trasera del auto fue abierta presurosamente por las torpes manos de Jaejoong mientras intentaba jalar a Yunho.

—No— dijo entre jadeos abriendo la puerta delantera y obligando a Jaejoong a sentarse en el lado del copiloto.

Después de ponerle el cinturón Yunho le quito las llaves se subió al asiento del conductor y acelero en cuanto encendió el auto. Jaejoong se sintió decepcionado pero estaba tan excitado que no podía evitar tocarse, libero el cinturón que sujetaba el pantalón que aprisionaba su miembro y empezó a acariciarse en un suave vaivén, estaba encontrando el ritmo en su toque cuando una mano paro por completo lo que hacía.

—S-s-suéltame— apenas pudo murmurar entre jadeos.
—Déjamelo a mí— susurro Yunho mordiéndole suavemente la oreja antes de enfocarse en la carretera.

Yunho manejaba con la mano izquierda y con la derecha no dejaba de mantener en un placer continuo a Jaejoong quien no dejaba de jadear en el asiento. El carro zigzagueaba constantemente pero como era el único en la carretera no tuvo accidentes hasta llegar a casa unos 40 minutos después. Jaejoong estaba tan perdido en el placer que no se percató que ya habían llegado hasta que Yunho lo cargo en brazos y lo introdujo  a la casa directo a la habitación principal.

Jaejoong sintió su espalda chocar contra la suavidad del colchón cuando Yunho lo tiro en la cama y se sintió más excitado aun al ver como Yunho empezaba a desnudarse, vio su expresión de dolor pues de vista podía notar que él estaba duro ya, cuando libero su miembro de los calzoncillos se dio cuenta que tenía razón pues estaba más grande de lo que había sentido en el auto. No pudo evitar devorárselo con la mirada mientras también intentaba desnudarse por completo.

—Te gusta verdad— dijo Yunho sonriente.

Jaejoong se puso totalmente rojo y escondió la mirada agachando la cabeza para que Yunho no se percatara que estaba muy avergonzado.

—Tú eres mucho más hermoso Jae— dijo Yunho retirándole el bóxer y volviendo a tocar su entrepierna.

Yunho se acomodó encima de Jaejoong mientras lo besaba, lamia, acariciaba y chupaba cada extensión de su piel sin dejar de tocarle la entrepierna, Jaejoong nunca había sentido tal placer que lograba llevarlo a las estrellas y hacerle jadear constantemente.

Jaejoong sintió la boca de Yunho succionando su miembro haciéndolo delirar al punto de casi llevarlo al orgasmo, pero la preparación de su entrada equilibro el placer reduciéndolo un poco debido a la intromisión de los dedos de Yunho, quien los retiro poco después cuando sintió que Jaejoong ya estaba listo, pues no dejaba de contorsionarse por el placer. Yunho fue introduciendo su miembro poco a poco en la entrada de Jaejoong sin dejar de masturbarlo; siendo lo más delicado posible e intentando que sea placentero.

Jaejoong se sintió partido en dos, el miembro de Yunho era tan grueso y tan grande que rozaba todas sus paredes internas haciéndolo delirar de placer y dolor al mismo tiempo; quería que se detuviera pero al mismo tiempo que continuara y las frases subidas de tono que le susurraban al oído solo lograban prenderlo aún más y pedir casi a gritos que empezara de una vez. Yunho empezó a moverse cuando Jaejoong movía sus caderas y fue aumentando el ritmo poco a poco hasta que las embestidas se volvieron frenéticas y muy rápidas arrancando gemidos y jadeos de ambos. Sus expresiones bañadas en sudor y el cuerpo de Jaejoong arqueándose por el placer y Yunho moviéndose frenéticamente evidenciaban la cercanía al clímax de ambos. Cuando llegaron al orgasmo Yunho permaneció dentro de Jaejoong por un tiempo más y este no le reclamo porque la sensación de haberse vuelto uno era algo completamente fantástico e indescriptible.

—No sabes cuánto soñé y espere por este momento; estuviste fantástico fue mucho mejor de lo que siquiera hubiera imaginado— susurro Yunho a un adormilado Jaejoong sin dejar de besarlo.

Yunho acurruco a Jaejoong en sus brazos, entrelazo sus piernas y mientras le besaba el rostro no dejaba de susurrar lo feliz que era.

Cuando Jaejoong despertó al día siguiente aún estaba entre los brazos de Yunho y eso lo hizo sentir tan emocionado, tan feliz; porque con Chagmin nunca había sido así, siempre le había parecido que solo tenían sexo porque cada vez que lo hacían Chagmin siempre terminaba o botándolo de su casa con la excusa de que sus padres no debían verlo o se iba después de hacerlo porque no podía llegar tarde a su casa. Ahora mientras veía a Yunho dormir tan apaciblemente pudo entender porque regreso con Chagmin, a pesar de ya no amarlo; había esperado tanto por la llamada de Yunho que sintió que nadie más lo amaría y por eso inconscientemente regreso a la farsa que tenía con Chagmin.

“No volveré a hacer eso nunca más contigo a mi lado”— pensó Jaejoong.

Jaejoong trata de levantarse sin despertar a Yunho y lo logra pero al pisar en el suelo tropieza con su celular y por poco no arma un escándalo, recoge su celular y entonces regresa a su triste realidad. Tiene veinte llamadas de su hermano, su hermanito adorado, que estuvo esperando toda la noche por su regalo de cumpleaños, su novio, que ahorita está desnudo igual que él. Se cubre la boca al darse cuenta de lo que hizo, se hace una bolita en el rincón del cuarto y no puede evitar llorar por el desastre que acaba de ocasionar. No puede dejar de reprocharse su comportamiento.

¿Qué hice?
¿Qué hice?
¿Cómo pude hacerlo?

— ¿Qué pasa?— pregunta Yunho sobándose los ojos.
—Traicione a mi hermano— susurro entre el llanto— él no va a perdonarme jamás, ya lo he perdido para siempre.
—Cálmate, él va a entender que nosotros nos amamos.
—No— grito— él no tiene que entender nada porque no va a enterarse.
—Pero yo no puedo estar con tu hermano, amándote así como te amo.
—Esto no es más que una ilusión, tu no me amas porque si realmente lo hicieras me hubieras llamado hace un año y entonces nada de esto estaría sucediendo.
—Crees que no lo intente— dice seriamente— te llame miles de veces y en todas las ocasiones me dijeron que era el numero equivocado, te busque por Facebook millones de veces, fui a esa discoteca muchas veces buscándote y solo deje de buscarte porque asumí que me diste un numero erróneo además de eso tuve que realizar un curso importante en el extranjero y me fui por un tiempo.
—Yo no pude equivocarme de número ¿cómo paso?, yo espere tu llamada y también fui a la discoteca esa pero, solo un par de veces no tenía tiempo estaba ocupado trabajando y estudiando.
—Este es el número que me diste— pasándole su celular.
— ¿Es el mismo celular de esa noche?
—Si
—Este número no está bien era 9 en vez de 6; yo estaba ebrio, fui yo todo el tiempo— sollozando— fui yo quien se equivocó y por eso ahora no podemos estar juntos porque tú debes continuar con mi hermano.
—No voy a hacer eso.
—No volveré a hablarte nunca.
—Prefiero eso, a verte mientras estoy con Chul, él no se merece eso.
—Pero no puedes dejarlo, le destrozarías el corazón.
—Es mejor ahora que aún no tenemos un lazo fuerte.
—Pero…

El teléfono de Yunho timbro en la mano de Jaejoong quien por la ansiedad casi lo tira al ver el nombre de su hermano; Yunho fue más rápido y atrapo el celular contestando de inmediato.

—Lo siento cariño surgió una emergencia y no pude dejar la sala de operaciones a tiempo.
—No le digas que estoy aquí— susurro Jaejoong.
— ¿Tu hermano? si él está conmigo;…
—Voy a matarte— susurro frunciendo el ceño y haciendo gestos.
—El sufrió un accidente parece que choco el carro…tuvieron que remolcar el auto a mi casa y tu hermano sufrió unas pequeñas heridas, nada grave, solo se desmayó y nos costó reanimarlo, aún está durmiendo yo personalmente vele sus sueños para que no le pasara nada— dijo viendo seductoramente a Jaejoong.

—Como que sufrí un accidente— reclamo Jaejoong en cuanto colgó el teléfono.
— ¿Que querías que le dijera? que deje que te quedaras en mi casa sabiendo lo celoso que es tu hermano.
—Ohhh…— con la mirada sombría porque no esperaba que aceptara seguir con su hermano tan rápidamente— tienes razón gracias por escucharme.
—No voy a hacerlo, no voy a perderte de nuevo, solo le dije eso por ahora, pero voy a terminar con él.
—No lo hagas, por favor— suplico.
—Cuando lo digas sinceramente tal vez te escuche, ahora vístete porque así como estas se me está apeteciendo comerte de nuevo— relamiéndose los labios— porque eres delicioso— besándole la oreja logrando estremecerlo— tenemos que salir, no te demores.
— ¿A dónde vamos?— pregunto cuando subieron al auto.
—Tu hermano va a venir por ti debe llegar en dos horas por lo que debemos generar tu coartada.
—Mí que…

Yunho giro el auto y se detuvo.

—Ves ese árbol, necesito que te estrelles contra eso.
—Acaso estás loco, no voy a hacerlo.
—A mí no me importa, porque si no lo haces podemos decirle a tu hermano que estamos juntos.
—Eso nunca y no estamos juntos— cambiándose al lado del conductor y acelerando el auto; el golpe, le hizo saltar dentro del auto porque debido a su molestia no se abrocho el cinturón y termino más lastimado de lo que debía, tenía raspones en la cara y le dolía todo el cuerpo.

Yunho auxilio a Jaejoong de inmediato; verifico que no tuviera heridas graves, lo sentó en el lado del copiloto y manejo el auto hasta su casa raudamente; vendo a Jaejoong y se disculpó por la idiotez que le había obligado a hacer, fue donde el mecánico y dejo el carro para que lo arreglaran.

Poco después cuando Yunho alimentaba a Jaejoong en la boca llego Heechul, quien molesto al verlos tan juntos los separo de inmediato y le quito la cuchara a Yunho para él poder alimentar a su hermano.

—Lo siento— dijo viendo a Jaejoong- pero es solo mío, nadie puede verlo, ni tocarlo ni nada.
—Ya te he dicho que no soy tu propiedad— suspiro Yunho frustrado.
—Claro que lo eres, por cierto Jae trate de llamar a Chagmin, tu novio— enfatizando— pero no me contesto, ¿aún no sabe del accidente cierto?
—No, él tenía un negocio importante, seguro se quedó dormido ya va a llamarme— respondió tratando de poner énfasis en lo mucho que se amaban para que Yunho desistiera de su locura.
— ¿Y como es ese Chagmin?— pregunto Yunho— lo digo porque debo ir conociendo a la familia no es así— dijo sonriente en cuanto vio una mueca desagradable de sorpresa en Heechul.
—Él es todo lo contrario a ti— abrazándole— es muy frio y huraño, aun no entiendo porque mi hermano sigue con él— besando a Yunho descaradamente.
—Yo lo amo— grito enfurecido más por el beso que por el comentario y salió rumbo a la habitación de Yunho.

Poco después se escuchaba una discusión en la planta baja; al parecer a Heechul no le hacía gracia que Jaejoong se hubiera quedado en el cuarto de Yunho, aunque este alego que era por el accidente.

Yunho impidió que los hermanos regresaran a Seúl ese día, aunque Jaejoong lo único que quería era desaparecer porque no se sentía a gusto viendo la meloseria de la parejita y para colmo Chagmin seguía sin responder, aun no le había llamado. Durante la noche Jaejoong no pudo dormir, el brazo le dolía mucho y no quería buscar a Yunho para no molestar a su hermano, por eso solo estuvo dando vueltas en la cama hasta que sintió su puerta abriéndose.

— ¿Quien anda ahí? — pregunto.
—Soy yo— susurro Yunho— supuse que al medicamento se le acabaría el efecto a estas horas, así que, vine a aplicarte una inyección para que no te duela.
—Hazlo rápido y vete, mi hermano podría verte.
—No voy a hacerlo— dijo sonriendo.
—¡¡Que!!— dijo casi doblándose por el dolor, Jaejoong sentía que le dolía hasta el hueso del brazo.
—Te fracturaste la mano— dijo Yunho.
—¡¡Que!!— casi grito tapándose la boca con la mano a tiempo.
—En la mañana no pude darme cuenta lo siento, debo entablillártelo por eso vine, pero no voy a hacerlo sino me besas.
—No voy a besarte y si te aproximas voy a gritar.
—El perjudicado serás tú— sonrió— porque no solo te quedaras con el dolor, sino que también tendrás regaños de tu hermanito.
—Solo uno— accedió porque el dolor era insoportable.

Pero Yunho no se detuvo en cuanto inicio el beso, no dejo de besar a Jaejoong desnudándole de a  poco igual que la noche anterior.

—No necesitas una inyección, solo unas pastillas pero como yo soy tan buen doctor no puedo dejarte sufriendo— dijo antes de penetrar a Jaejoong mientras acariciaba sus tetillas y le mordía el cuello.

El placer hizo que Jaejoong olvidara por completo el dolor porque le llevo al éxtasis y no grito como hubiera querido solo porque Yunho le había colocado una mordaza en la boca.

—Me encanta escucharte pero sé que no te gustara que tu hermano nos vea, así que esto es lo mejor— le susurro a Jaejoong mientras no dejaba de embestirlo, besarlo, lamerlo, y morderlo por todas partes.

Yunho se sentía fastidiado al saber que Jaejoong salía con otra persona y por eso aprovecho esta ocasión para marcarlo, quería que  su noviecito supiera que le estaban comiendo el mandado así que le dejo una gran marca en el cuello. Cuando ambos llegaron al clímax Yunho se acurruco mientras abrazaba a Jaejoong y media hora después lo limpio, cambio y luego lo subió al auto.

— ¿A dónde vamos? — pregunto un adormilado Jaejoong.
—Tengo que sacarte rayos x, para verificar la fractura, no puedo curarte a la ligera— respondió mientras lo cubría con una manta.

Cuando ambos volvieron a casa por la mañana un histérico Heechul los esperaba afuera de la casa, molesto y furioso que a pesar de ver a su hermano herido no dejo de reclamar.

—Él se cayó por las escaleras maldita sea— grito Yunho fastidiado por las absurdas acusaciones de Heechul.
—Es mi hermano, yo debo ser el primer informado en caso que le suceda algo, ayer hiciste lo mismo…no me avisaste— reclamo.
—Él estaba mal y como doctor era mi deber llevarlo al hospital, que tu no despertaras no es mi culpa, no podía dejarlo chillando de dolor.
—Tenías que levantarme— grito Heechul..
—No tenía que, porque era una emergencia.
—Soy su hermano, que derecho crees que tienes para pasar sobre mi
—Me canse— grito— me canse de ti, no quiero nada contigo, así que largo de mi casa, terminamos, largo los dos.
—Yunh…— relajando la expresión— yo sé que estoy siendo muy infantil, pero él es mi herman…
—No me interesa, ahora largo los dos, no quiero verlos cuando vuelva— corriendo lejos del lugar.
—Yunho espera no…

Hechul lloro todo el viaje de regreso a Seúl y aunque Jaejoong trato de consolarlo no pudo hacerlo, porque se sentía tan culpable por la situación que solo termino alejándose por su cargo de conciencia. Heechul siguió persiguiendo sus sueños a espaldas de sus padres y con ayuda de su hermano, quien constantemente le enviaba el doble de dinero de lo que necesitaba; ya no hablaban como antes y él no lo entendía del todo, solo que la última vez que se habían tratado como hermanos había sido el día de su cumpleaños.

Y mucho después con ayuda de Chagmin descubrió el motivo por el cual Jaejoong había cambiado tanto, el motivo por el cual él empezaba a odiar a su hermano, un motivo llamado Yunho.

— ¿Y cómo sigues con mi hermano? — interrogo Heechul a Chagmin al encontrarse con él en una cafetería.
—No sabes…nosotros ya no estamos juntos, terminamos hace mucho tiempo ya
—Ohh— sorprendido— Jaejoong no me conto nada.
—Pues debe estar ocupado con su nuevo novio, puedes creer que se lució con él un día después de terminar conmigo.
—Eso se me hace difícil de creer, él no es así.
—Eso también pensé yo, así que les tome una foto juntos, creo que deberías hablar con tu hermano para ver si no se trata de un vividor o algo así— mostrándole la foto.

Heechul se quedó completamente anonadado al descubrir que el novio de su hermano no era otro que Yunho, la ira hirvió en su cabeza y sin importarle ser descubierto salió de la cafetería, tomo el primer taxi de la calle y se dirigió a su casa.

A Jaejoong la vida parecía sonreírle porque a pesar de no estar estudiando la carrera deseada iba a titularse con honores, además de eso sus padres finalmente aceptaron su preferencia sexual y también a Yunho, su novio porque era un doctor muy reconocido en su especialidad. Esa tarde se encontraba terminando su maqueta para la presentación y sustentación de su tesis, Yunho estaba ayudándole cuando su hermano llego repentinamente.

—Así que era cierto— grito— todo este tiempo estuvieron viéndome la cara.
—No es así— dijo Jaejoong sorprendido— déjame explicarte por favor.
—Que vas a explicarme; que me robaste el novio en mis narices.
—Eso no ocurrió de esa forma— interrumpió Yunho— fui yo quien lo convenció.
—Cómo pudiste hacerme esto a mi Jaejoong— con los ojos llorosos— yo soy tu hermano carajo, tu hermano, acaso pensaste que ya no íbamos a vernos nunca más para hacerme una perrada de estas.
—Yo, lo siento tanto Chul, no pude evitarlo… me enamore de él antes de que lo conocieras, yo no…
—Ahora también vas a mentirme, yo podía esperar lo peor de este sujeto— señalando a Yunho— pero tú, tu eres mi hermano, el que siempre ha estado a mi lado, quien siempre me ha dado concejos, quien siempre ha velado por mi felicidad…cómo pudiste fallarme si eras lo único que yo tenía— sollozando.
—Yo no quería lastimarte— acercándose para consolarlo.
—No me toques—empujando lejos su mano— ahora sé que no tengo a nadie, que todo tú es más que falsedad, no necesito tu dinero, ni tu caridad, voy a devolvértelo todo, te lo juro porque no quiero nada de alguien como tú— grito entre el llanto— no eres más familia mía— retirándose de la casa.

Jaejoong se quedó llorando destrozado en la casa y Yunho salió tras Heechul, él había ocasionado todo y tenía que encontrar una manera de arreglarlo.

—Chul, espera por favor
—No me hables
—Chul, escucha por favor, si hay alguien a quien culpar, ese soy yo.
—Yo no tengo nada que ver contigo; yo te amaba — sollozando— pero tú eres uno más de millones de personas de quien puedo enamorarme, pero él no— señalando a su casa— él es mi hermano, el me traiciono.
—Nosotros nos amamos y nos conocimos hace mucho tiempo, él es la persona de la que te hable una vez.
—Basta, no quiero saber nada, hagan lo que quieran con su vida pero no cuenten conmigo nunca más.


[…]


Dos años después


—Hola amor— ingresa Yunho— ¿Qué haces?
—Viendo nuestras fotos y recordando todo lo que hemos vivido.
—Estas escribiendo una historia cierto— susurra entre besos
—No una, sino nuestra historia.
— ¿Vas a publicarla?
—Claro que no, es solo para nosotros, además tiene nuestras fotos, es para celebrar nuestro primer mes de convivencia.
—Podemos celebrarlo de otra manera no crees— pasando su mano por debajo de su camiseta.
—Porque arruinas mi momento romántico— robándole un beso
—Por cierto me encontré con Heechul
— ¿Hablaron?
—Si, dijo que fuéramos felices, que no estaba seguro de cuando sería capaz de perdonarnos pero que somos personas muy importantes en su vida sobre todo tú, me dijo que pronto va a debutar en un grupo y que eso te lo debe a ti. No se disculpó, pero dijo que no quería ser tan hiriente ese día, pero que fue su manera de desfogarse. Dijo que no te preocupes por él, que está logrando cumplir sus sueños.
—En serio— sonriendo.
—Yo creo que solo necesita un poco más de tiempo, porque lo que yo tuve con él no fue nada serio.
—Te amo— susurro Jaejoong volviendo a besarlo— y quiero celebrar este amor contigo de todas la maneras posibles— arrastrándolo al cuarto más cercano.


Yunho se sentía culpable por haber arruinado la relación de Jaejoong con su hermano y todo este tiempo anduvo detrás de Heechul para lograr un acercamiento, pero él siempre se negó y al ver a Jaejoong triste y pensativo se vio en la necesidad de mentir por su bien. Durante todo este tiempo intento que Jaejoong volviera a ser feliz; lo ayudo a seguir sus sueños e iniciar una carrera como escritor, pero a pesar de eso no pudo lograr que sonriera o que viviera tan despreocupadamente como antes, por eso luego de fracasar nuevamente en su encuentro con Heechul, mintió al llegar a casa. Era consciente de que no se puede tener todo en la vida, pero quería aunque solo fuera por un corto tiempo que Jaejoong volviera a vivir plenamente como antes.

FIN...

8 comentarios:

  1. me encanto esta historia de amor que después de perder la pista del otro por fin se reunieron y siguieron juntos con su amor
    Heechul no se debería de molestar con ellos pues el fue el que se le insinuaba a Yunho y el sabia que Yunho amaba a otra persona que era Jae
    si Jae siempre fue bueno con Heechul por que a pesar de que sabe que ellos se amaban de mucho tiempo atrás sigue de necio
    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. muy bella historia lastima x la chula pero en los sentimientos no se mandan claro que actuaron mal se dejaron llevar x sus sentimientos pero de pensar que no se volverian a ver dejaron q su amor volara lastima que la chula no lo entendiera y no perdonara a su hermano eso es egoista xq ya sabe de su pasado con Yunho deberia hacer borron y cuenta nueva ya que gracias a su hermano esta triunfando logrando su sueño y el changmin le falto que sufriera y se diera cuenta que perdio a un gran hombre que le dio todo y no lo supo apreciar es un bastardo de mierda jajaja gracias x compartir

    ResponderEliminar
  3. Que malagradecido Hechul, despues de todo lo que su hermano hizo por el. Ademas Yun y Jae ya se conocian desde antes....y Hechul no podia cambiar los sentimientos, mala suerte por el....pero Yun y Jae se aman, me dio gusto saber que estan siendo felices juntos..... Y aunque sea la mentirita de Yun ayudo a q Jae se sienta un poco mas feliz. Y ese Changmin como hizo sufrir a Jae....pero ya da igual, Jae estaba destinado para Yunho. :) Extrañe a SuSu :( ..... Muchas gracias, me encanto!!!!!! ..... Si tienes mas historias, envialas porfis :) Gracias! Estuvo hermoso <3 :-)

    ResponderEliminar
  4. Heechul deberia entender el amor de Yunho y Jae, ellos han tratado de explicarse y si Heechul no comprende es porque es egoista, pues Jae siempre lo apoyo y ayudo, solo un poco de entendimiento sin.egoismo es lo que necesita...

    Gracias

    ResponderEliminar
  5. oh! yo crei q Yunho decia la verdad con respecto al acercamiento de Heechul con Jae pero no era cierto y eso me deprime, las cosas se dieron así.
    El tiempo cura todo y espero q Heechul entienda y comprenda q el amor de Yunho y Jae es sincero y q ellos separados no podian estar!! por el bien d Heechul espero q lo acepte!!.....................la historia me gusto mucho en escencia el amor del YunJae ta fuerte como siempre pero con toque de locurá

    ResponderEliminar
  6. *-*

    Es una hermosa historia, gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  7. holaaa
    me encanto de principio a fin muchas gracias por compartir <3333

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD